Como reaccionamos frente la adversidad

Es importante destacar que todas las personas somos diferentes, ya que cada uno de nosotros tenemos nuestra historia personal, nuestra leyenda de vida, nuestros aciertos y pasos en falso, y eso es lo que va conformando nuestra experiencia y nuestro Carácter.

Sé que no podemos cambiar de un día para el otro y que los cambios los tenemos que hacer paulatinamente conforme vayamos viviendo. Se dice que cuando cambiamos el modo de ver las cosas, las cosas cambian, y para que se dé un cambio tenemos que empezar por nosotros mismos.

Mirarnos con un ojo crítico, muchas veces sirve para ver lo que los demás ven de nosotros mismos, ser objetivos cuando nos miramos frente al espejo y decirnos: Cómo soy realmente? Muestro lo que soy verdaderamente?

Cuanto más nos conozcamos a nosotros mismos y más auténticos seamos, más fácil nos va a resultar reaccionar frente a la adversidad.

Si somos personas que confiamos en nosotros, los demás nos van a ver como personas confiables. Como nos vemos por dentro, es lo que reflejamos por fuera y así nos perciben, de esta manera vamos a lograr o no la confianza.

Cuando nos encontramos ante una adversidad, es muy importante saber, cuáles son nuestros valores, como está la confianza en nosotros mismos, y saber ver el panorama completo y de esta manera, poder separar los puntos negativos de los positivos, entendiendo que las cosas pasan porque tienen que pasar.

Si entendemos que muchas de las cosas que pasen no las vamos a poder controlar, pero si podemos controlar nuestra reacción a eso que nos pasa, vamos a poder sin lugar a dudas tener mejores resultados al final.

Y para comenzar a entender esto, es necesario hacer un cambio interior, y decidir querer tener un crecimiento personal, que nos dé la visión completa de la situación que nos toque vivir y de esta manera, poder reaccionar bien a pesar que sea una dificultad la que nos toque vivir.

Tenemos que aprender que no importa tanto lo que nos pase, si no que lo verdaderamente importante es que aprendimos, o que hicimos, con eso que nos paso. Entonces la pregunta que podemos hacernos es:

De que estamos hechos? Somos como los huevos, como las zanahorias o como los granos de café?

Si queres podes comunicarte conmigo a través de: santiagoantinogene@hotmail.com o dejarme un comentario aquí abajo: